Protectores de lactancia

Los protectores de lactancia lavables son muy populares entre las madres que dan pecho a su bebé, puesto que se han convertido en los mejores aliados contra la pérdida de leche.

Su importancia dentro del mundo de la lactancia materna se debe a que cuando se está amamantando es sumamente importante mantener los pezones secos, puesto que de esta forma se evitan grietas y la proliferación de gérmenes causados por la humedad.

Es justo para esto que las madres tienen protectores de lactancia para absorber las gotas de leche que salen de los pechos.

Estos productos son fabricados con algodón y lo mejor de todo es que contribuyen con el planeta, porque son ecológicos, por lo que se pueden lavar y reutilizar.

Hay que destacar también que cada marca de protectores de lactancia ofrece diversas ventajas, por ejemplo, algunos se fabrican con seda y poseen propiedades curativas que evitan que los pezones se agrieten.

Descubre si es normal que un bebé recién nacido duerma mucho.

Descubre qué es un protector de lactancia lavable

Un protector de lactancia lavable es como una especie de almohadilla redonda que se utiliza dentro del brasier. Su objetivo es absorber la leche que el pecho derrama constantemente durante su periodo de lactancia.

El poder de absorción de este producto para madres lactantes evita la humedad que irrita la zona y a su vez impide el mal olor. Además, con estos protectores evitarás que la leche se pase a la ropa exterior manchándola.

De igual forma, con un protector de lactancia mantendrás con mayor facilidad tu higiene básica, puesto que de esta forma previenes bacterias que se forman  con la humedad.

Ventajas y desventajas de un protector de lactancia

Como todo producto existen sus ventajas y desventajas y a continuación te hablaremos de ellas:

Ventajas

  • Los protectores de lactancia pueden ser de material ecológico.
  • Debido a que en su mayoría son hechos de material ecológico y además son reusables no son contaminantes.
  • Ahorras más dinero debido a que se reutilizan.
  • Tienen un buen ajuste.
  • Previenen la proliferación de gérmenes.
  • Disminuyen la posibilidad de que aparezcan grietas en los pezones.

Desventajas

  • Debes lavarlos para mantenerlos limpios, por lo que algunas personas pueden considerar que es un esfuerzo extra.
  • Tienen menor absorción que los protectores de lactancia desechables, por lo tanto, debes cambiarlos con mayor frecuencia.

Conoce los tipos de protectores de lactancia

Lo primero que tienes que tener en cuenta es que los tipos de protectores de lactancia lavables dependerán del material con el cual son elaborados. A continuación te describimos cada uno:

Tela

Los protectores de lactancia de tela tienden a ser fabricados con polipropileno, poliéster o celulosa. Ante esto, hay que destacar que los realizados con seda y lana son de los más recomendados por expertos, puesto a son muy suaves por lo que protegen mejor pechos con piel sensible.

Algodón

Este tipo de protector es bastante común en el mercado. Destacan considerablemente porque son suaves y transpirables, además suelen absorber más que los protectores de lactancia de tela.

Bambú

Los protectores de bambú ofrecen una transpiración y absorción bastante buena. También se debe destacar que suelen ser más finos que los protectores de tela y algodón, por lo que resultan considerablemente más discretos.

Esta es la forma de mantenerlos adecuadamente

Si deseas comprar unos protectores de lactancia debes tener en cuenta que para un uso adecuado es necesario un buen mantenimiento. A continuación te hablaremos de que debes hacer para cuidar de tu protector de lactancia:

Lavado

Los protectores de lactancia se deben lavar a mano y preferiblemente sin lejía.

Recuerda que estos protectores estarán en contacto con tus senos, los cuales son el medio de alimento para tu bebé. Por lo tanto, también te recomendamos lavarlos con un detergente suave o producto ecológico que cumpla con la función de lavar adecuadamente.

Almacenamiento

El protector de lactancia es bastante delicado, por lo que lo debes guardar en un lugar en donde no se doble o presiones, puesto que puede sufrir deformación con facilidad. También es necesario guardarlos en un lugar limpio.

Colocación

Lo primero que debes tener claro es que por nada del mundo debes colocarte un protector de lactancia húmedo, porque puedes generar daños en la piel y bacterias.

Además, hay que destacar que irán van colocados entre el pecho y el sujetador, busca ajustarlos lo suficiente para no sentir ningún tipo de incomodidad.

Brasier de lactancia: descubre porque es ideal para las madres lactantes.

¿Qué problemas podría causarte no utilizarlos como corresponde los protectores de lactancia?

La lactancia materna es un proceso algo complejo, esto se debe principalmente a que la madre pasa tanto por un cambio físico como mental.

Durante este proceso suelen aparecer una serie de problemas que afectan la piel de los pechos, por lo tanto, debes utilizar adecuadamente tu protector de lactancia y te hablaremos de las consecuencias del mal uso a continuación:

Mastitis

La mastitis ocurre cuando se inflama uno o varios lóbulos de la mama. Esto ocurre porque se genera una obstrucción de conducto.

Para evitarla debes dejar de utilizar ropa comprimida en el pecho, también se aconseja que laves frecuentemente tus manos, sujetadores y protectores.

De igual forma, debes evitar la humedad en los senos y hervir los objetos que tengan contacto con la boca de tu bebé.

Dolor en los pezones

Ocurre cuando existe una presión negativa en los conductos de los pezones. Si perdura cuando inicie la lactancia puede que tu bebé tenga una mala posición a la hora de lactar, debes tratar de arreglar su agarre.

Lo que recomiendan para evitarlo es emplear protectores para evitar la humedad en los pechos. Las pezoneras también son una buena opción, sin embargo, debes saber que estas pueden disminuir la presión de la leche.

Grietas en los pezones

Este tipo de lesiones se causan por el contacto inicial de las encías del bebé sobre los pezones. Suelen ocurrir cuando la posición del pecho no es correcta a la hora de amamantar o cuando mantienes la zona húmeda.

Se recomienda limpiarlos constantemente y secarlos bien, además los protectores de lactancia es una buena opción para mantener los senos secos.

¿Cómo realizar una compra correctamente de protectores de lactancia?

Para comprarte los protectores de lactancia adecuados para ti debes tener en cuenta el tamaño, absorción, transpiración, si son o no hipoalergénicos y ecológicos.

Tamaño

El tamaño de los protectores ira de acuerdo al tamaño de tus pechos. Si tienes unos senos grandes un protector de lactancia pequeño te generará figas de leche, por lo que deberás cambiarlo con más frecuencia, mientras que si tienes pechos pequeños y los protectores son grandes resultarán más incomodos.

Cosas para bebes recién nacidos que no pueden faltar.

Absorción

Si tienes perdidas de leche muy grande debes fijarte en unos protectores de bastante absorción. Por ejemplo los protectores de algodón absorben más que los de tela.

Transpiración

Si tienes un estilo de vida muy activo definitivamente debes tener presente si tu protector es ligero. Los más recomendables en estos casos son los de bambú que es más fino que los de tela y algodón.

Hipoalergénicos

Si eres una mujer con piel muy sensible, algunos protectores te pueden generar enrojecimiento o alergia, por lo que debes optar por un protector de lactancia hipoalergénico.

Ecológicos

Si eres una persona preocupada por el medio ambiente deberás fijarte en los materiales con los que  se hacen los protectores. Ante esto, se debe resaltar que los protectores de bambú y algodón son mucho más ecológicos que los de tela.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *