CEO-Brynne-McNulty.

Este año la proptech o plataforma inmobiliaria Habi se posicionó como el segundo unicornio colombiano, convirtiendo así a la CEO Brynne McNulty Rojas en la segunda mujer fundadora (luego de Cristina Junqueira, fundadora de Nubank) y la primera CEO de un emprendimiento de este tipo en la región.

Recientemente, Rojas habló sobre qué tan difícil fue embarcarse a liderar un emprendimiento, y cuáles son las principales barreras y dificultades que enfrentan las mujeres en el ecosistema de las startups tecnológicas en América Latina.

Esto es lo que dijo la CEO Brynne McNulty Rojas

En cuanto a las principales barreras y dificultades que enfrentan las mujeres que lideran startups tecnológicas en América Latina, cree que:

“Una de las principales barreras a las que se enfrentan las mujeres que dirigen empresas, sobre todo a la hora de conseguir capital, tiene que ver con el behavioral finance (finanzas del comportamiento), que trata de explicar cómo la psicología afecta a la toma de decisiones financieras.

Sostiene que el reto es encontrar inversionistas que estén convencidos en la necesidad de la equidad de género y logren mirar más allá.

¿Qué consejo le daría a las mujeres que quieren emprender?

“Les diría que si tienen una gran idea en la que creen profundamente, ¡comiencen! Primero, acérquense a sus redes, a su comunidad y busquen personas que compartan su pasión y estén dispuestas a involucrarse para hacerlo realidad. Tengan clara su idea y practíquenla mil veces para creérsela y convencer a los demás de ella. Esto además ayudará para cuando estén en la búsqueda de recaudación de fondos.

En segundo lugar, no tengan miedo de pedir ayuda. Deben rodearse de personas que puedan contribuir. Yo pido ayuda, consejos y apoyo casi todos los días: de mi equipo, de mis inversionistas, de Sebastián…

A la hora de conformar esta red de apoyo, todos deben estar tan alineados con la misión como sea posible para estar dispuestos a trabajar para dar lo mejor de sí. Nadie construye un negocio por su cuenta. Por último, hay que disfrutarlo. Es un camino retador, pero realmente especial y satisfactorio”.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *