Es importante y muy útil mantener tu alacena organizada siempre. La correcta disposición de los enseres es necesaria, y por elle te daremos 4 pasos para lograrlo.

Lo cierto, es que muchos sueñan con mantener un hogar ordenado, donde todo pueda estar en su lugar cuando se busca.

Sin embargo, se trata de un proceso que debe llevarse día a día, tratando de organizar de mejor manera todas las cosas.

Uno de esos espacios que requiere especial cuidado, es la despensa.

En realidad, mantener tu alacena organizada puede llegar a ser una tarea fácil, siempre y cuando hagas de estas recomendaciones un hábito.

Para mantener tu alacena organizada distribuye bien las ubicaciones

A veces solemos ubicar los enseres que deben ir en la despensa, en distintos sitios de la casa.

Utilizamos un mueble cerca de la cocina, alguna que otra gaveta o algún estante en otro sitio de la casa, para almacenar las cosas.

El primer paso es ubicar la alacena completa en la cocina. Lo ideal es que elijas un mismo sitio para ubicar toda tu despensa.

Te puede interesar: ¿Cómo destapar un baño? Conoce cuáles son los mejores trucos

Agrupar enseres y objetos de manera correcta

Lo primero es retirar todo de tu despensa actual, límpiala súper bien antes de organizar nuevamente.

Coloca etiquetas a todo, para saber dónde ubicaras cada cosa. No confíes en tu memoria.

Lava y seca al aire libre los frascos, tuppers y todo lo que uses para almacenar.

Guarda los alimentos siempre en un lugar fresco y seco.

Mantener tu alacena organizada requiere clasificar según el tamaño

Separa los recipientes grandes de los pequeños, y coloca estos primeros al fondo de tus estantes.

Los pequeños deben ir adelante, ya que esto te permitirá tener una mejor visualización de las cosas.

Cuando debas ubicar algo rápidamente, no perderás tiempo, eso es seguro.

Ubica en un solo sitio los enseres que tienes en mayor cantidad

Aceites, pastas, servilletas, bandejas, o electrodomésticos que no usas frecuentemente, y que tienes en exceso, pueden ir agrupados en un solo lugar.

Puedes usar muebles o estantes que usabas inicialmente de alacena, para ubicar todos estos objetos que tienes en mayor cantidad.

Así sabrás rápidamente donde están cada vez que los necesites, y al mismo tiempo, liberarás de ellos a otros espacios que te serán más útiles para otras cosas.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *